sábado, 3 de mayo de 2008


Es como atravezar una tormenta...como si se repitiera día a día, noche a noche.
¿Es que acaso no acabará? ¿Será que sólo oigo el lamento de lo que no fue, sin poder encontrarle sentido a lo que es?
No existe tal cosa...
No existo...duele, lo sé...