martes, 9 de febrero de 2010

Wish I Could Leave Them All In Someplace Else...

Tengo en el pecho la sensación más dolorosa que imaginé; se me está desgarrando. Ocurre lento, pausado, siento que quema. Me quema, me da dolor de cabeza, dolor de alma, dolor de ombligo. Los labios se me secan, el superior está muy hinchado, perdió su forma, su curvatura. El de abajo duele, está muy seco, lastimado (más aún en estos días). Me late la frente, me duelen los ojos, el sueño me pesa, pero esa cama...voy a dormir en el piso, pero...ese colchón. Apenas puedo respirar por la nariz, la boca se me seca, se me seca, me tiemblan los dientes, odio estar en mi pieza, quiero abrazar algo tuyo, pero ya no tengo nada, porque no me quedé con algo para poder abrazar? Ahora el dolor se propaga, tengo un aparato en la cabeza ( a la altura de la sien) que me está oprimiendo, cada vez más fuerte. Ahora tengo hambre, mucho, pero la entrada está tapada, no deja pasar nada, líquido a veces, y me duele más la cabeza, ahora me queman los cachetes, mojados, calientes.
Y de repente, me quedo en la nada, el dolor empieza a ser menos, el labio superior de a poco se une con su compañero, los cachetes siguen tibios pero se van secando, de un lado comienzo a respirar, necesito tragar. Trago, estoy en la nada, no pienso, observo un punto muerto, debajo del escritorio, son papeles, ahora son sólo mis papeles, de reojo miro el celular; "estoy viendo la hora" (y de paso no hay un sobrecito al costado?), ya llevo demasiado despierta, demasiadas horas, demasiados días. Intento reflexionar (pero estos nos son días de reflexión), porque extraño lo que fue mejor perder? y porque fue mejor perder? para mí no era así, eso me dicen, pero aunque para mi no sea así, igual fue así, para vos fue mejor perderme, entonces supongo que me tengo q hacer la misma idea yo, tengo que hacerlo? Y....no me queda otra alternativa, me perdiste, y me quisiste perder, entonces que yo llore haberte perdido es en vano... Entonces, los ojos se me empiezan a rebalsar (otra vez), se me separan los labios (me tiran), otra vez se me humedecen los cachetes y vuelve la opresión. Cierro mis ojos fuertes (expulsando bruscamente las lágrimas) y en silencio tomo aire al mismo tiempo que despido dolor, de ese que no se escucha, pero sale en forma de bocanada. Y ahi vuelve el desgarro, y duele más (quema más) que el anterior, es más fuerte! insoportable...insoportable---y siento que es tan intenso, que hasta vos lo sentís, como si en ese momento pudiera comunicarme con vos, donde quiera que estés... y te digo unas palabras ( no las de escudo, las del corazón, él te las dice) y el dolor es aún peor, y mis lágrimas mojan mis ojos (ya los ahogaron), mis rojos cachetes, mi cuello, y ahi se dividen como ejercito marchante en dos, una sigue fiel hasta llegar al hombro, la otra se va para otros lados, esos que terminan en las sábanas...Otra vez no puedo respirar, cierro los ojos muy muy fuerte...y entonces el dolor comienza a ser menos...

...por favor, duele demasiado para ser rutina.



No hay comentarios: